Sabayon: el post del día después

Si no te has preguntado “¿qué hacer tras instalar ‘x’ distro? Te aseguramos que debes hacerlo. Calmar el deseo por recorrerla, acomodarla a tú gusto (estéticamente tal vez) y poner a punto lo que no se ve: el Sistema Operativo (SO). Vamos, que el wallpaper lo cambiarás muchas veces, de escritorios te tentarás por cambiarlo pero el SO, el SO quedará. Claro, si no te agarra la fiebre distrohopper que todo el año nos acecha.

De la mayoría podrás encontrar eso que busques en los diferentes posteos ya sea en web/blogs personales o en los foros específicos de cada variante de Software Libre con la que contamos. Pero claro, como no todas son igual de populares, en esta oportunidad vamos a hablar tal vez de uno de los mejores sabores que podremos encontrar en GNU/Linux: Sabayon Xfce. Por eso ofrecemos el post del día después: qué hacer tras instalarla.

Una de las novedades de la derivada de Gentoo es su velocidad para instalarse: rapidísima pero de verdad. Eso que Anaconda, su instalador gráfico a principios de agosto, todavía necesita uno o dos ajustes (no es lo suficientemente intuitiva y suele trabarse y hasta debes reiniciarlo). Y remarco la fecha porque el 15 de este mes, uno de los desarrolladores publicó en su blog que de ahora en adelante adoptarán Calamares como su GUI de instalación ya que Anaconda generaba más problemas que ayuda.

Y si la instalación, por lo general era bastante rápida, con estos cambios mucho más. Por lo que puede darte la idea de que eso de out the box y lo KISS es totalmente cierto y tras reiniciar ya estarás listo para la acción: pues no, calma.

No seas perezonso!

Otra de las alternativas con la que te encontrarás es con Rigo Application Browser que nos recordará a Synaptic (Debian y sus derivadas) y Octopi (una de las GUI de pacmac en Manjaro). Correrá desde el inicio en segundo plano haciendo chequeos periódicos de actualizaciones. Con notificaciones de todo tipo y tal vez algo molestas por las reiteraciones. Pero si decíamos que al instalador le faltan unos ajustes, a Rigo hay que sumarle otros tantos y ni hablar que no tiene el encanto de la terminal y sus comandos.

Rigo Application Browser

Por lo que lo mejor será abrir la terminal y como súperusuarios (cuida lo que haces!) proceder según les comentaremos. En Sabayon nos encontraremos con equo. Que le pasa las directrices a Entropy, el encargado de los paquetes. Para más info pueden teclear man equo en la consola y por ejemplo se encontrarán con la definición que le dieron los desarrolladores: “The Ingenuous Entropy Package Manager”. Y notarán no sólo lo potente sino que detalla todo y cada cosa que hace. Hasta les preguntará licencia por licencia de lo que vaya a instalarle al sistema si la aceptan o no (si quieren leerla, etc). Como Rigo corre en segundo plano no te dejará por consola actualizar así que nos encargaremos de él.

Ahora sí. A lo nuestro

comando equo en acción

Y todo el tiempo que habías ganado al instalar será un recuerdo. Pese a que avanza rápido (lo digo con sólo 1MB de conexión) al procesar de a tres paquetes es ligero pero se encargan de avisarnos que nos llevará mucho tiempo. Sincronizará los repositorios en el camino e irá poniéndo al día. Y aconsejan ir por un café, navegar o jugar. NdR: la cap fue posterior al proceso.

Sencillo. Tras actualizar toca traer al día de la fecha a nuestro Sabayon.

Aquí hará un minucioso chequeo de cómo están las dependencias si quedaron algunas huérfanas y si hay que encargarse de ellas lo hará.

Tras cargar todo un paquete de actualizaciones, también habrá que acomodar los archivos de configuración. Con este comando lo haremos. Procura leer lo que te señalará con atención, es sencillo.

Repasará los directorios viendo que no falte (o sobre) ninguna librería y te dirá qué hacer.

Con el cambio de versiones, instalación de nuevos paquetes y demás, siempre queda algo rondando que no necesitaremos. Así que con este comando pasaremos la escoba, como quien dice.

Vamos, que ya era hora! Más cerca de pasar a saborear el mejor gusto en GNU/Linux.

Te verás obnubilado por todo el proceso. No sólo por las interacciones sino por cómo se presenta en la terminal con los llamativos colores que lejos están de verse, por defecto, en otras alternativas GNU/Linux.

Guarda tus ‘manazas’

Conversando por Telegram con @fernandofvz, me anoticiaba de una práctica que la mayoría hacemos pero que no tenía esa definición precisa: ser un manazas. Si bien en la instalación se configura sudo, en la wiki se recomienda hacer la mayoría de las cosas como root. Y la tentación está ahí, al alcance de la mano. “Que esto no me gusta”, “que esto mejor ponerlo de este otro modo” y zas! Cuando quieres acodar, por ejemplo como no usas CUPS, lo vuelas y te pones a ver el proceso desde la terminal: y comienzas a ver que se están yendo librerías de otras apps y bang! Ya no queda desk que ver. Tras unas lágrimas, a reinstalar.

Conclusiones de este primer posteo

Si bien en algunos blogs y/o sitios dedicados a GNU/Linux se la califica a Sabayon como una de las orientadas para nuevas o nuevos usuari@s, no lo es del todo. Sí, trae muchos complementos con interfaz gráfica pero que al día de la fecha no responden como seguramente lo harán en algún tiempo. Puede que te encuentres, incluso, con que faltan alguno de los programas que necesites. Pero sin dudas no es Gentoo, no te asustes.

Sabayon Xfce

Fuentes consultadas

El contenido de esta entrada está bajo licencia Creative Commons

Claudio

Claudio

Integrante de FM De la Azotea. Periodista de la gleba. "Lucha, vive, resiste...cambia tu parte del mundo, es posible" ✊

Un comentario “Sabayon: el post del día después”

  1. fernando

    Navega con Firefox 40.0 Firefox 40.0 en Ubuntu Ubuntu

    Por alusiones no tengo más remedio que decir que tienes toda la razón del mundo: soy un manazas. Saludos.

Comentarios cerrados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Doble clic sobre aquí para cerrar.